Tu carrito de compras esta vacío!
¡Bienvenido, usted puede Iniciar sesión o Crear una.

Aseo e Higiene

Refinar búsqueda

Aseo e Higiene

ASEO E HIGIENE PARA PERSONAS MAYORES O CON DISCAPACIDAD

 

Uno de los espacios de la casa que requiere mayor acondicionamiento para las personas mayores, discapacitadas o con movilidad reducida es el baño. Al hablar de higiene y aseo debes poner cuidado en todo: desde el tamаño del baño y el tipo de suelo hasta la disposición de los elementos en él. En otras palabras, es necesario que lo adaptes para que la rutina de higiene personal se pueda llevar a cabo de la manera más autónoma posible. Recuerda que la adquisición de autonomía en la rutina de higiene juega un papel fundamental para la autoestima de las personas que tienen problemas de movilidad.

Y esa es precisamente nuestra misión: en la ortopedia Movernos contamos con una amplia gama de productos para el aseo y además, te ofrecemos asesoría personalizada para ayudarte a elegir los productos que harán de tu rutina de higiene, una buena experiencia.

Imagen por Dan Perry

¿Qué debo considerar al adaptar el baño a las necesidades de una persona con movilidad limitada?

  • Empieza por la puerta. Idealmente debería abrirse hacia afuera o ser corredera. Asimismo, cuida que tenga la amplitud suficiente para que pase una silla de ruedas si fuera necesario o para que el cuidador pueda asistir con completa libertad.
  • Asegúrate de que el suelo del baño sea antideslizante con el fin de evitar caídas, no solo de la persona que tiene problemas de movilidad, sino también de los cuidadores. De ser posible, elimina los escalones o cualquier otro obstáculo en el suelo.
  • Si el baño será utilizado por una persona en silla de ruedas, se requiere un espacio libre de 1,50 m de diámetro en su interior para que ésta pueda ser girada.
  • Reemplaza todos los grifos por grifos de palanca o presión. Si el aseo será utilizado por una persona con sensibilidad disminuida, considera utilizar un grifo que no permita el paso de agua a temperaturas extremas o cuya regulación sea sencilla.

¿Es posible utilizar el inodoro normal?

Sí, pero es muy importante que coloques el WC a 50 cm de altura. Si ésto no se puede, existen asientos y elevadores que se adaptan al sanitario existente y se complementan con asideras montadas a la pared o al mismo asiento. Los hay con clips para fijarlos al inodoro, desmontables, acojinados y hasta con asas abatibles.Esta opción es muy buena para personas que tienen dificultad para sentarse o agacharse. También existen sillas hacia las que se puede transferir una persona desde la silla de ruedas y que cuentan con barras para apoyar los brazos.  Un accesorio que le puede cambiar la vida a una persona con movilidad limitada es la pinza para papel higiénico. Ésta permite enrollar el papel y llevar a cabo la limpieza sin necesidad de levantarse o girar demasiado las manos. AQUI puedes ver diferentes opciones para tu inodoro.

¿Es necesario hacer cambios en el lavabo para adaptarlo a personas con discapacidad o con movilidad reducida?

El lavabo debe estar montado en la pared a una altura de 80 cm, sin pedestales, para que la silla de ruedas pueda acercarse lo más posible. El espejo debe instalarse a no más de 1m del suelo y, algo muy importante, debe tener una inclinación de 10° respecto a la pared.

No debe haber nada a una altura mayor a 1,20 m: jaboneras, despachadores, toalleros y todo lo que se pueda necesitar para la rutina de higiene. Es conveniente que dejes a la mano aplicadores de crema, esponjas e incluso cepillos y peines con mango largo especial que facilita a personas con problemas de agarre o de movilidad en los brazos arreglar su cabello y cuidar de su piel por sí mismas.

Coloca barras de apoyo o asideros en los lugares que sea conveniente, éstos son de gran ayuda para quienes no pueden mantener el equilibrio, para quienes tienen movilidad limitada, personas mayores y en general para cualquier persona que ha sufrido alguna lesión u operación.  Puedes instalarlos a lado del sanitario y en la ducha o bañera y alrededor del lavabo. Te recomendamos asideros antideslizantes para mayor seguridad. Las asideras generalmente son atornillables, pero también existen asideras con ventosas, las cuales se adhieren a cualquier superficie lisa, son seguras y no requieren hacer perforaciones en la pared.  Es muy importante que no utilices el mobiliario convencional  soportar el cuerpo. Apoyarte en un lavabo o jabonera puede resultar en un accidente grave.

¿Ducha o bañera para personas mayores o personas con discapacidad?

Esta es una pregunta difícil de contestar. En todo caso, se recomienda la ducha sobre la bañera puesto que es más sencillo su acceso tanto para quien se duchará como para la persona que le asista, lo más importante es que,  de ser posible, no haya escalones para su acceso. Para evitar que el agua inunde todo el aseo, se requiere un desnivel de 1,5 cm. La ruta del agua al desagüe debe tener una pendiente del 2%.

¿Y qué si tengo bañera y no puedo hacer cambios?

No te preocupes. Puedes mejorar la accesibilidad de tu bañera añadiendo algunas ayudas técnicas como por ejemplo: barras asideras con altura regulable, asientos con respaldo que se pueden retirar cuando no se utilizan, tablas de apoyo para entrada y salida, peldaños, tablas para bañera en diferentes tamaños, etc. Algunas tablas permiten que la persona se siente mientras está fuera de la bañera y posteriormente llevar a cabo el baño con la persona sentada en ellas. Generalmente se pueden retirar para que la bañera sea utilizada por otras personas.

Fotografía por Nancy Hugo

Lo que es imprescindible es que se cuente con un asiento adecuado dentro de la ducha o bañera. Existen infinidad de sillas especiales para  la ducha y en Movernos contamos con una amplia gama. Algunas son sillas que se pueden utilizar tanto para el baño como para el uso del WC. Éstas, son ideales para llevar a cabo el aseo de las partes íntimas. Pero si no dispones de espacio para almacenar la silla mientras no se usa y si hay más personas utilizando el mismo aseo, quizá sea mejor que consideres una silla abatible que se puede fijar a la pared.  Es importante que elijas una silla especial para este fin, pues son hechas de materiales resistentes a la humedad y brindan un buen soporte, mientras que una silla plástica cualquiera podría representar un verdadero riesgo de resbalamiento.

Para la ducha y el baño también hay accesorios como las esponjas y cepillos con mangos largos y otros que se adhieren al piso a fin de que no haya necesidad de agacharse o de realizar movimientos bruscos para alcanzar partes distantes del cuerpo. Igualmente existen protectores de plástico para evitar que mojes partes del cuerpo específicas. Otros accesorios que son  de gran utilidad  para el aseo personal son las tijeras de pedicura con agarraderas largas y los cortauñas especiales para personas con problemas para agarrar cosas pequeñas, pues están montados a una base que permite hacer el corte de manera rápida y segura.

Por último, si no estás considerando realizar obras en el cuarto de baño o es imposible llevar a la persona hasta él, existen muchas opciones para adaptar cualquier espacio del hogar. Por ejemplo: sillas con inodoro integrado, orinales femeninos y masculinos,  lavacabezas para la cama, cubiertas impermeables para el colchón, mamparas y otros.

Seguro que con todos estos consejos y nuestra asesoría personalizada lograrás tener un baño 100% accesible¡Contáctanos para recibir asesoría personalizada!

Imagen por Norfolk District, U.S. Army Corps of Engineers

Back to Top
Loading...
Loading...