Tu carrito de compras esta vacío!
¡Bienvenido, usted puede Iniciar sesión o Crear una.

Sillas de Ruedas

Refinar búsqueda

Sillas de Ruedas

SILLAS DE RUEDAS

 

Si estás leyendo este artículo, seguramente te has estado preguntando cómo conseguir una silla de ruedas. Seguramente quieres saber cuál es la mejor silla de ruedas del mercado.

Pero vamos por partes....

La mejor silla de ruedas es la que mejor se adapta a las necesidades del usuario, y para encontrarla, debes conocer un poco sobre ellas.

¿Qué es una silla de ruedas y para qué se utiliza?

Al escuchar el término “silla de ruedas” quizá tú, como muchas personas, te imagines una silla con enormes ruedas que debe ser empujada por el usuario o por alguien más. Pero una silla de ruedas es mucho más que eso.

Por diferentes razones, como lo pueden ser la pérdida del equilibrio, limitaciones en la capacidad de deambular e incluso pérdida de capacidad respiratoria, una persona puede perder, temporal o permanentemente, la posibilidad de sostenerse de pie y caminar por si misma. En estos casos se recurre a las ayudas técnicas, que en la actualidad pueden ser sumamente sofisticadas.

Existen todo tipo de ayudas técnicas o productos de apoyo para personas con  diferentes grados de discapacidad o reducción de la movilidad y van desde los bastones, para quienes solo requieren un poco de apoyo, hasta las sillas de ruedas para quienes no pueden desplazarse de otra manera. Las sillas de ruedas también son utilizadas por personas que de otra manera no podrían recorrer distancias largas o salir de paseo o sencillamente por personas que padecen alguna incapacidad temporal para caminar por una enfermedad u operación reciente.

De una manera sencilla y concreta, podemos definir la silla de ruedas como un asiento que posee ruedas a fin de ayudar al desplazamiento de una persona, por sí misma o con ayuda de otra persona, sin la necesidad de hacer uso de sus piernas.

Gracias a las sillas para discapacitados, las personas imposibilitadas para caminar pueden gozar de una mejor calidad de vida. En la actualidad, muchas sillas de ruedas pueden ser propulsadas directamente por el usuario, ya sea con sus brazos o con ayuda de un motor eléctrico, con lo que éste goza de autonomía para realizar diferentes actividades, incluyendo asisitir al trabajo y practiar deportes.

En el caso de que la persona no tenga capacidad de manejar su propia silla de ruedas, en ella sus cuidadores pueden desplazarla a diferentes lugares dentro y fuera del hogar, con lo que se potencializa su integración y socialización. Todo lo anterior es sumamente importante para mantener una buena autoestima y bienestar emocional de las personas que requieren apoyo para desplazarse.

¿Cómo y cuándo surgieron las primeras sillas de ruedas?

Desde tiempos antiguos el ser humano ha buscado la manera de ayudar a sus semejantes imposibilitados para moverse con la creación de diversos dispositivos de ayuda. Sin embargo se tiene registro de tan solo algunos de ellos. En el caso específico de las sillas de ruedas, los primeros antecedetes datan del siglo VI a.C. en la antigua Grecia y China. En estos lugares se utilizaron camillas con ruedas para desplazar a los efermos. Sabemos también que en el siglo III a.C. se utilizaban carretillas con ruedas para transportar por igual objetos pesados o personas.

La primera representación gráfica de un asiento para la transportación de personas data del año 525 d.C. en China mientras que en el Imperio Romano se acostumbraba sacar a los enfermos al aire libre con la ayuda de artefactos con ruedas.  El primer registro de un asiento para transportar personas del que se tiene una representación gráfica del año 525 d.C. en el Imperio Chino.

La primera silla de ruedas creada con el fin de transportar a una persona data del año 1595 y fue diseñada especialmente para el rey Felipe II de España, quien se encontraba terriblemente enfermo de gota desde 1592. Su salud se deterioró al grado de no poder realizar movimiento alguno sin sentir gran dolor. A fin de ser trasladado de Madrid al monasterio de San Lorenzo del Escorial, ordenó que le construyeran un sillón con ruedas. El sillón debía ser empujado por un cortesano y contaba con ruedas en cada una de sus patas, reposapies y respaldo ajustable.

En 1665, un joven relojero alemán de 22 años, Stephen Farfler, quien era parapléjico, construyó la primera silla autopropulsable que se conoce para su uso personal. La silla estaba montada a un chasis con dos ruedas traseras y una rueda delantera, a la cual iban montadas dos manivelas que eran giradas por el propio Farfler para impulsarse.

La silla “Bath” dominó el mercado desde 1783 hasta el siglo XIX. Fue nombrada en honor a la ciudad inglesa del mismo nombre, donde se encuentra un conocido balneario al cual acudían muchas personas enfermas. Aquí trabajaba John Dawson quien fue el creador de esta silla que revolucionó el mercado. Hubo diferentes versiones, algunas incluso con capuchas y asientos acojinados. Sin embargo todas devían ser empujadas por una persona o tiradas por un animal.

Las sillas de ruedas evolucionaron notoriamente durante el siglo XIX: surgieron modelos menos voluminosos y más confortables. Se incorporaron ruedas más grandes que pudieran ser giradas por el usuario con sus propias manos, lo cual era totalmente antihigiénico y desagradable considerando que la mayoría de las calles de la época estaban repletas de charcos y pocos caminos eran empedrados. En 1869 fue registrada la primera patente sobre una silla de ruedas autopropulsable con grandes ruedas delanteras que podían ser manipuladas por el mismo usuario y en 1881 se añadió un borde interior en la rueda a fin de que el usuario pudiera conservar sus manos limpias al empujar su propia silla de ruedas.

imagen de la historia de la silla de ruedas

Para inicios del siglo XX las sillas de ruedas se encontraban sumamente adelantadas: había modelos con respaldos ajustables, las ruedas contaban con rayos de alambre y muchos modelos tenían apoyabrazos y descansapies. Había también modelos muy ligeros elaborados en mimbre con marcos metálicos. El primer modelo eléctrico data de 1916 pero es hasta 1956 que se empiezan a comercializar este tipo de sillas.

En 1933 los ingenieros Harry Jennings y Herbert Everest crearon el primer modelo  de silla de ruedas plegable de acero. Todo inició debido a que Jennings deseaba ayudar a su amigo Everest, quien en 1918 sufrió un accidente de trabajo que le dejó imposibilitado para andar. Así trabajaron en la cochera del primero y finalmente patentaron el modelo en 1937. Ellos fundaron la compañía Everest & Jennings. Un contrato firmado al finalizar la Segunda Guerra Mundial les permitió llevar su modelo a producción de gran escala a fin de suministrar sillas de ruedas plegables a los veteranos. La compañía acaparó el mercado hasta los años 70 y, aunque el modelo original ha sufrido algunas modificaciones, básicamente se sigue utilizando hoy en día. Esta silla ha sido sumamente popular y la llegaron a utilizar personajes de la talla de Franklin D. Roosevelt y Winston Churchill. A pesar de que desde 1996 la fábrica cambió de propietarios, aún se continúan vendiendo sillas de ruedas con la marca Everest & Jennings.

El mercado mundial de sillas de ruedas evoluciona a pasos agigantados. Hoy en día aún podemos conseguir una clásica silla de ruedas de acero plegable como la original de Everest & Jennings, pero también existen modelos de sillas de ruedas ortopédicas para personas con parálisis o sillas de ruedas eléctricas con las que el usuario puede incluso salir de casa e ir a hacer la compra a distancias relativamente largas. También hay modelos de sillas de ruedas que se pueden utilizar para el baño, los cuales puedes consultar en la sección de Sillas y Asientos de Baño haciendo click AQUI.  

Sillas de Ruedas Actuales

El Centro de Referencia Estatal de Autonomía Personal  y Ayudas Técnicas (CEAPAT) incluye a las sillas de ruedas en la clasificación de Productos de Apoyo para la Movilidad Personal.

El CEAPAT hace una clasificación de las sillas de ruedas en dos grandes grupos: sillas de ruedas manuales y sillas de ruedas motorizadas.  En Movernos, te presentamos las carácterísticas de cada una de ellas para que puedas decidir cuál modelo es el que más te conviene de acuerdo a tus necesidades o a las de la persona que la va a utilizar. Más alla de si decidirás comprar una silla de ruedas manual o una eléctrica, hay muchos otros factores a considerar antes, y aquí te explicamos todo.

¿Cómo elijo la silla de ruedas adecuada?

El primer consejo que te damos en Moverte es que, independientemente del grado de discapacidad que tenga la persona que va a utilizar la silla de ruedas, consultes con un especialista sobre las características escenciales que deberá tener la silla de ruedas que vas a adquirir para que se adapte 100% a las necesidades de quien va a utilizarla. Platica de la situación con un médico de rehabilitación, fisioterapeuta, médico o técnico ortopédico, terapeuta ocupacional, etc. En Movernos también estamos listos para recomendarte el equipo que mejor se adaptará a las necesidades del usuario.

Ahora bien, siempre es bueno conocer los modelos de sillas de ruedas que existen antes de tomar una decisión. Más adelante te presentamos también algunos aspectos importantes a considerar al momento de elegir una silla de ruedas.

Silla de Ruedas Manuales

De acuerdo a la definición del CEAPAT, las sillas de ruedas manuales son “dispositivos que proporcionan movilidad sobre ruedas y soporte corporal a personas con capacidad limitada para caminar, y que dependen de un ocupante o de un asistente, para proporcionar energía para su funcionamiento”.


En general se trata de un asiento con respaldo y ruedas a los lados y deben ser empujadas manualmente para lograr el desplazamiento. Por lo regular, están fabricadas de acero cromado o lacado, aluminio o fibra de carbono. Existen modelos estándar o bien hechas a la medida y hay diseños especiales para adultos y para niños. El peso de las sillas de ruedas manuales oscila entre los 10 y los 20 kg.

Las sillas de ruedas con orinal con ruedas pivotantes, las sillas de ruedas para baño o ducha y las sillas de traslado, tienen clasificaciones separadas, y en Movernos puedes encontrarlas haciendo click en este link.

Sillas de Ruedas Manuales Autopropulsadas (sillas de ruedas autopropulsables)

Las ruedas incluyen un segundo aro interior para que el usuario pueda autopropulsar la silla. Se recomienda que la silla tenga ruedas traseras de diámetro grande si va a ser utilizada tanto en interiores como en exteriores pues las ruedas grandes harán más sencilla la tarea de subir y bajar bordillos. En todo caso, si el espacio interior es reducido, puedes optar por un modelo con ruedas posteriores extraíbles, las cuales se sustituyen por unas ruedas más pequeñas para uso en interiores.

Sillas de Ruedas Manuales No Autopropulsadas

Tienen ruedas traseras más pequeñas lo que las hace menos pesadas. Pueden ser fijas o plegables, pero deben ser manejadas por un acompañante o cuidador.  Estas sillas se recomiendan en caso de que el usuario no pueda empujar la silla.

Sillas de Ruedas Motorizadas (Sillas de ruedas eléctricas)

Las Sillas de Ruedas Motorizadas son definidas por el CEAPAT como “dispositivos propulsados por motor, previstos para proporcionar movilidad sobre ruedas y soporte corporal a personas con capacidad limitada para caminar”.  Al igual que las sillas de ruedas manuales, las hay para interiores, para exteriores y de uso mixto. La tracción puede ser delantera, trasera o total. Las sillas de ruedas eléctricas son ideales para personas que están imposibilitadas para caminar o que tienen una seria dificultad para hacerlo, pero que desean aumentar su independencia y son capaces de manejar este tipo de dispositivos.

Generalmente los mandos de control de las sillas de ruedas eléctricas son tipo joystick, sin embargo, existen modelos muy avanzados que pueden ser comandados por cualquier otra parte del cuerpo sobre la que el usuario tenga control suficiente para hacer movimientos precisos, los cuales son registrados por diferentes tipos de sensores que envían los comandos a complejos sistemas informáticos.

Sillas de Ruedas  de Bipedestación

Pueden ser manuales o eléctricas y permiten que el usuario se ponga de pie en la misma silla a través de un mando electrónico. Con el uso de dispositivos para sujetar al usuario, éste puede beneficiarse de la postura erguida de una manera segura.

Existen además modelos de sillas de ruedas reclinables, sillas de ruedas para nieve, para la playa, para piscinas, todoterreno y adaptadas para la realización de diferentes tipos de actividades y deportes.

imagen de los tipos de silla de ruedas

Criterios para seleccionar una silla de ruedas

En Movernos, te revelamos los aspectos más importantes que debes tomar en cuenta al escoger una silla de ruedas.

•  Las actividades diarias del usuario en la silla de ruedas

¿Puede el usuario autopropulsarse?

¿Qué distancia recorrerá?

¿Cuántas transferencias se realizan, cómo se llevan a cabo y con cuánta frecuencia?

¿Requiere el usuario trabajar frente a una mesa?

•  Plegar y transportar la silla de ruedas

Es importante que la silla de ruedas pueda plegarse y desplegarse con facilidad sobre todo si el usuario requiere salir frecuentemente de casa. Habrás de tomar en cuenta quién plegará y cargará la silla. Recuerda que a menor peso, mayor será la facilidad para manejarla y transportarla. Las sillas de ruedas más ligeras pesan incluso menos de 15 kg y las más pesadas son las sillas de ruedas eléctricas, con más de 60 kg.

• Ergonomía de la silla de ruedas

Todos sabemos lo importante que es la comodidad al momento de sentarnos en cualquier asiento. Si el usuario habrá de pasar muchas horas del día o todo el día en determinado asiento, la importancia de la ergonomía crece de manera exponencial. Lo mismo aplica para la silla de ruedas. Para que la silla de ruedas sea ergonómica debe cumplir ciertas funciones:

  • Permitir que el usuario mantenga el equilibrio mientras está sentado.
  • Ayudar a mantener una buena respiración
  • Mantener la mejor alineación posible de la pelvis y la columna vertebral.
  • Permitir mover los
  • Ayudar a la prevención de úlceras en la piel por pasar largos períodos en la silla.
  • Hacer más sencillo el trabajo de cuidadores y acompañantes.

•  El tamaño de la silla de ruedas en relación al entorno y sus características (medidas silla de ruedas).

Es importante considerar dónde se va a utilizar la silla de ruedas. Ya vimos que hay sillas para interiores, otras son para exteriores y las hay también para uso mixto.

Si se usará en interiores, debes cerciorarte que las puertas son lo suficientemente anchas, es decir, para una silla con 70 cm de ancho, la puerta deberá ser de al menos 80 cm (por lo menos debe haber 5 cm libres a cada lado de la silla). Si la silla será utilizada para exteriores, deberás elegir un modelo con llantas resistentes a superficies rugosas y los materiales deben ser resistentes a la radiación UV.

•  Talla adecuada de la silla de ruedas (medidas silla de ruedas)

Para ello debes tomar en cuenta la estatura, talla y peso del usuario así como el tipo de discapacidad. Por ejemplo si es para uso permanente, deberás elegir una que cuente con cojines contra escaras. Por lo general, cada modelo de silla de ruedas viene en varias tallas y algunos modelos son regulables.

¿Cómo selecciono la talla adecuadapara la silla de ruedas? (medidas silla de ruedas)

Las sillas ortopédicas deben cumplir la función de ergonomía para ser consideradas como tales. Aquí te decimos qué factores debes tomar en cuenta para que la tarea de comprar una silla de ruedas sea más sencilla.

  • El asiento

Mide el largo del muslo y el ancho de las caderas.

El asiento tiene que ser entre 2 y 4 cm más ancho que la cadera.

Entre las corvas (parte posterior de las rodillas) y el borde del asiento, deben haber de 3 a 5 cm.

El asiento debe tener un ángulo de inclinación de 1 a 4° hacia atrás con el fin de prevenir que el usuario se deslize hacia adelante y llegue a caerse. 

  • El Respaldo

La elección del respaldo adecuado depende principalmente de la capacidad del usuario para controlar el tronco. En general los respaldos rígidos son más adecuados que los flexibles para usuarios permanentes o que no tienen un buen control del tronco. Si el usuario tiene buen control del tronco, el respaldo deberá quedar 2,5 cm abajo de los homóplatos y jamás debe interferir con los movimientos de los brazos para autopropulsarse y puede ser flexible, lo que hará la transportación de la silla de ruedas mucho más sencilla. Los respaldos y asientos flexibles son también indicados para usuarios ocasionales. De ser posible, el respaldo de la silla de ruedas debe poder inclinarse en un rango de 100 a 110°.

El respaldo debe quedar a la altura de los hombros para los  usuarios con poco control del tronco. Asimismo, se recomienda que la silla esté ligeramente basculada hacia atrás a fin de que el usuario no pierda el equilibrio (sillas de ruedas basculantes).

  • El ángulo entre el antebrazo y el brazo

Para usuarios de sillas de ruedas autopropulsables, el ángulo resusltante al coger con la mano la parte más alta del aro propulsor debe de ser de 120°.

  • El reposapiés

La distancia mínima entre los reposapiés y el suelo, debe ser de 5 cm. Sin embargo lo ideal es de 10 a 13 cm. Las rodillas y caderas deben tener una correcta alineación formando un ángulo de 90° mientras que los muslos deben estar completamente apoyados en el asiento pero sin estar muy presionados. Lo anterior ya que si los reposapies se elevan mucho, los muslos quedarán libres ejerciendo presión en los glúteos, mientras que si los reposapiés están demasiado abajo, la persona podría deslizarse hacia adelante. También debes cerciorarte de que los pies no se muevan involuntariamente del mismo reposapiés.

  • Los reposabrazos:

Una silla de ruedas ideal deberia tener reposabrazos regulables e incluso abatibles, para ayudar a las transferencias. Es recomendable que al extender el brazo, el reposabrazos quede dos centímetros debajo del codo.

  • El reposacabeza

Si estás buscando una silla de ruedas para una persona que tiene problemas para controlar los movimientos de la cabeza, se recomienda que la silla posea un reposacabeza, que puede ser regulable en altura, flexible, rígido, extraíble, etc. Algunos incluso dan soporte lateral para evitar que la cabeza se mueva involuntariamente hacia los lados.

  • Los frenos

Los frenos de las sillas de ruedas manuales generalmente consisten en una palanca sobre la rueda o en el mango de empuje. Se accionan ya sea con la mano o con el pie y los puede activar el usuario o su acompañante dependiendo de la localización.  En el caso de las sillas de ruedas eléctricas, en general el motor funciona como freno y se  activa al soltar la palanca de velocidad.

Accesorios para silla de ruedas

Existen diversos complementos para adaptar una silla de ruedas a las necesidades específicas del usuario. Cada modelo de silla de ruedas cuenta con sus propios accesorios y en el mercado pueden encontrarse otros accesorios genéricos. .

Algunos accesorios son:

  • Cojines especiales para el asiento
  • Sujetadores para evitar que el usuario se resbale de la silla de ruedas
  • Cojines laterales de apoyo para ayudar a conservar la postura del tronco.
  • Cuñas para separar las piernas

Además del consejo de tu terapeuta ocupacional o médico rehabilitador, en Movernos estamos a tus órdenes para guiarte en la selección de tu silla de ruedas y de todos los accesorios que puedas necesitar. ¡Tenemos las mejores sillas de ruedas del mercado a tu disposición!

Back to Top
Loading...
Loading...